TOP NR 2013: ÁLBUMES INTERNACIONALES (40-31)


TOP2013-1

Huerco S. - Colonial Patterns40. HUERCO S. – COLONIAL PATTERNS

  • Discográfica: Software
  • Géneros: deep house, IDM, minimal techno
  • Duración: 57′
  • Escúchalo: Spotify | Deezer

Huerco S. se atrevía a debutar con el formato largo tras convertirse en una de las gemas en bruto emergentes de la escena underground electrónica. De estos menesteres, surge Colonial Patterns, un disco abrupto, críptico en su discurso, que aglomera elementos de distintos estilos: desde las subrepticias bases deep house con cierto halo de minimal techno, hasta los juegos texturales herencia de la IDM. Como consecuencia, estamos ante un álbum que, independientemente de tus predilecciones en materia electrónica, se torna irresistible a tus oídos. Colonial Patterns supone un arranque fortuito para el primerizo productor de Brooklyn.

The Drones - I See Seaweed39. THE DRONES – I SEE SEAWEED

  • Discográfica: auto-editado
  • Géneros: blues punk, rock alternativo
  • Duración: 52′
  • Escúchalo: Spotify | Deezer

El colectivo australiano The Drones son una banda consolidada donde las haya, con grandes álbumes en su haber: Wait Long by the River…, Gala Mil o el reciente Havilah avalan una carrera de éxito por parte de los de Perth. No ha sido hasta este nuevo título, el primero auto-editado, cuando la banda de punk blues ha conseguido cuotas de alcance considerables, suficientes para que el público de los Neil Youngs y los Nick Caves pudieran entrar en contacto con su música. Las consecuencias no podían ser más que positivas, y I See Seaweed recoge de un modo firme lo que la música de The Drones transmite: riqueza vocal e instrumental vísperas de esa fiereza desatada en momentos culminantes. Imposible no incluirles en esta lista.

Ty Segall - Sleeper38. TY SEGALL – SLEEPER

  • Discográfica: Drag City
  • Géneros: garage rock, rock alternativo
  • Duración: 36′
  • Escúchalo: YouTube (no oficial)

El prolífico amo y señor del garage contemporáneo, Ty Segall, nos sorprendía a mediados de año con este particular álbum Sleeper, cuyo nombre vaticina a la perfección su contenido. El sonido de Segall experimenta en Sleeper una bajada de decibelios notoria y abandona por completo el concepto fuzz que caracteriza en esencia a su propuesta musical. Lo curioso de todo ello es que el músico de San Francisco no sale mal parado en absoluto en este experimento, y Sleeper es un álbum tan atractivo como pueden ser los arrolladores títulos anteriores firmados por Ty. La faceta melódica florece ante la desnudez de recursos de distorsión y bien está decir que cada tema en este disco se sostiene por sí mismo de una manera inédita.

The Field - Cupid's Head37. THE FIELD – CUPID’S HEAD

  • Discográfica: Kompakt
  • Géneros: techno, electrónica experimental
  • Duración: 58′
  • Escúchalo: Spotify

Hablar de The Field es hablar de Alex Willner, y hablar de Willner es hablar de techno. Su sonido es un valor intrínseco e inmutable que ha seguido las mismas directrices en sus cuatro referencias de estudio: loops alargados hasta el infinito, sampleos que ejercen como pautas rítmicas y texturas ambientales que edifican esa atmósfera ensoñada tan propia del productor de Estocolmo. Cupid’s Head no ha resultado ser una excepción: sonido catártico y expansivo, moldeado esta vez por recursos herencia del post-rock y del shoegazing, como reverbdelays, para implementar aún más esa cualidad atmosférica y elevada de la música de Willner. Sólo ha cambiado un detalle: el color de la portada.

Chelsea Wolfe - Pain Is Beauty36. CHELSEA WOLFE – PAIN IS BEAUTY

  • Discográfica: Sargent House
  • Géneros: rock gótico, industrial
  • Duración: 54′
  • Escúchalo: Spotify | Deezer

Bajo ese título tan alentador, casi rozando lo romántico, Chelsea Wolfe encaraba su cuarto álbum de estudio (segundo con Sargent House). Apokalypsis fue un deleite para nuestros oídos, y por ello que este Pain is Beauty haya resultado aún más excitante al alcanzar mayores registros melódicos e instrumentales. La fórmula que emana de la cohesión entre el goth rock, los guiños al folk bajo una experimental y la firmeza percutiva de la música industrial, sin olvidar la solemne voz de Wolfe, convierte a este álbum en una parada obligada para aquellos que busquen una experiencia cautivadora. Pain Is Beauty tiene momentos de verdadera belleza armónica.

GD30OB2-N.cdr35. WINDHAND – SOMA

  • Discográfica: Relapse
  • Géneros: stoner metal, doom metal
  • Duración:
  • Escúchalo:

Windhand recogen el testigo de los doomers clásicos una vez más para elaborar su cuarta referencia de estudio, un álbum, si cabe, más completo que su debut homónimo y el soberbio split con Cough Reflection of the Negative. En Soma, Windhand se atreven a plantar la semilla del doom metal más core para hacer eclosionar enormes pistas a medios tiempos erguidas por un sonido corrosivo y demoledor, afianzando un resultado más redondo que en sus anteriores publicaciones gracias al concepto de obra que hace coexistir a todas las pistas del álbum. Las atmósferas obtenidas por los de Richmond en Soma resultan tan sugestivas como desalentadoras.

Nick Cave & The Bad Seeds - Push the Sky Away34. NICK CAVE & THE BAD SEEDS – PUSH THE SKY AWAY

  • Discográfica: Bad Seed
  • Géneros: blues rock, rock
  • Duración: 42′
  • Escúchalo: Spotify (+ Live From KCRW) | Deezer

Da igual los álbumes que publique o el tiempo que lleve siendo uno de los estandartes del rock contemporáneo a nivel internacional: Nick Cave es una incombustible fábrica de buena música y con Push the Sky Away nos hemos encontrado con otra joya que añadir a su colección discográfica junto con los Bad Seeds. Los arreglos de cuerdas y el buen criterio el general a la hora de confeccionar baladas rock de extrema elegancia son la seña de identidad de este título. Cave ha dado con las teclas melódicas exactas para configurar un álbum cuyo valor añadido radica en el apartado instrumental, en elevar la propuesta sonora a límites nunca antes vistos en la música de los australianos. Si a ello le sumamos el poderío narrativo que rezuman las letras de Cave, tenemos un gran álbum entre manos.

Daniel Avery - Drone Logic33. DANIEL AVERY – DRONE LOGIC

  • Discográfica: Phantasy Sound
  • Géneros: acid house, tech-house
  • Duración: 68′
  • Escúchalo: Spotify | Deezer

Esperadísimo trabajo en formato largo el de Daniel Avery. El fenómeno hype se manifestó en este Drone Logic, un título que alberga los temas pilares de su exquisito EP Water Jump más una serie de nuevos temas que se regodean con acierto entre el tech-house, el acid y el ambient. El debut de Avery es un álbum energético, de beats rugosos e inflamados y estructuras progresivas, con claras reminiscencias a la cultura rave noventera pero también con una palpable auto-consciencia del entorno en el que se desenvuelve: música de dancefloor de calidad. El productor británico apunta manera.

These New Puritans - Field of Reeds32. THESE NEW PURITANS – FIELD OF REEDS

  • Discográfica: Infectious Music
  • Géneros: neo-clásica, art rock
  • Duración: 53′
  • Escúchalo: Spotify | Deezer

Jack Barnett y compañía daban un giro sorprendente a su propuesta musical en su segundo largo Field of Reeds. Si en Hidden pudimos encontrar obtusos recursos melódicos enmarañados por percusiones tribales, en este nuevo disco el concepto cambia de raíz y These New Puritans nos acercan a un terreno más cercano a la música neo-clásica con tintes vanguardistas. Mucha base de vientos remendada con sintes en bucle, líneas de piano sumamente sugestivas y siempre con la mirada puesta en buscar la vuelta de tuerca en cada enunciado musical. La mente de Barnett está en constante evolución y nosotros sólo podemos agradecerlo.

My Bloody Valentine - M B V31. MY BLOODY VALENTINE – M B V

  • Discográfica: auto-editado
  • Géneros: shoegazing, dream pop
  • Duración: 47′
  • Escúchalo: YouTube

22 años son los que han pasado desde que Kevin Shields y los suyos publicaran su obra magna Loveless. 22 años a la espera de nuevo material por parte de los irlandeses para que, como apuntaba toda sospecha, Shields resuelva un nuevo álbum de My Bloody Valentine con más de lo mismo, con aquello que a principios de los noventa encandiló a cielo y tierra. Nada parece nuevo en m b v, de hecho, es como si la banda hubiese retomado lo que dejó en su momento, como si el curso del tiempo no hubiese tomado forma durante todo este trecho (y en parte así es, ya que los temas se extraen de las demos grabadas para la continuación de Loveless). Al paso habrán salido imitadores, pero ninguno hubo obtenido lo que el cuarteto dublinés consiguió con su fórmula sonora genuina. Hacía falta que My Bloody Valentine publicaran un nuevo álbum para saber cuánto les echábamos de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s