Optimus Alive 2013 VS Bilbao BBK Live 2013


Optimus Alive VS Bilbao BBK LiveEsta entrada puede resultar de primeras pretenciosa, empezando por su título y acabando por su contenido, el cual voy a exponer a continuación; si nos paramos a pensar, nos daremos cuenta de que las aciagas comparativas, en este caso, son más que justificadas dadas las características de ambos festivales: los dos festivales de música no (necesariamente) comercial masivos de la Península, cuyos carteles comparten sus grandes bazas a cada edición que se lleva a cabo. Del mismo modo, ambos festivales suelen celebrarse durante el mismo fin de semana de julio. De puertas para dentro, es decir, entre el público nacional, la gente suele decantarse por asistir al festival que le pilla en su mismo país. Y con la gente me refiero a aquello que buscan poder decir por redes sociales que han visto a Green Day, Radiohead, Depeche Mode o The Cure. Otro cantar somos los que buscamos una propuesta de festival completa y genuina, que albergue un cartel d nombres notorios, así como bandas de alcance medio, con una propuesta algo más rebuscada. Curiosamente, ambos festivales son llevados por promotoras distintas: en el caso del BBK Live, organiza Last Tour Int., mientras que el Optimus Alive lo llevan Everything is New, LDA. Por tanto, y una vez asentadas las dos propuestas de macro-festivales de tendencias pop/rock/indie/electrónica…¿cuál se lleva la palma?

Habría que remontarse al inicio de ambos festivales para apreciar su trayectoria paralela. Tanto Bilbo Live como el Alive! (madre mía, si es que hasta comparten el concepto de ‘¡en vivo!’ en sus títulos) empezaron siendo festivales enfocados al público metalero. De los nombres que pasaron por sendos festivales caben destacar algunos como Metallica, Faith No More, Pearl Jam, Placebo (ojo que también ha habido hueco siempre para los nombres de la esfera alternativa), etc. Alive! y Bilbo Live venían a copar la carencia que, tanto en España como en Portugal, había de festival a gran escala con una gran organización. En la organización y los altos costes de planificación ha radicado la diferencia de estos dos titanes de la escena festivalera: un potente patrocinador que recae hasta en el nombre del propio festival, un despliegue de personal e infraestructura a la altura de otros macro-festivales de Europa, y un cartel envidiable capaz de atraer a público ¿de todos los tipos? Bueno, esto último es lo que han ido perfeccionando con el tiempo hasta dar con la tecla exacta entre generar necesitar a los melómanos devotos y atraer a la masa uniforme de hijos de lo trendy. De este modo, pasamos de poder ver a Rage Against The Machine, Deftones, Neil Young o Wilco, a ver a los susodichos Radiohead. Bien es cierto que este concepto de contentar a ambos lados del público musical, los que saltan de nenúfar en nenúfar y los sumergidos por completo, se ha diluido (o más bien difuminado) en esta última edición de 2013.

A lo que quiero llegar: ¿qué propuesta ha acabado siendo mejor mejor para el público? ¿La del festival de Bilbao o la del de Lisboa? Optimus Alive ha sabido ofrecer una propuesta de festival atractiva en cuanto a grupos de mediana trascendencia que podían marcar la diferencia para aquellos fans que se quieran alejar del impuestas dinámicas generalistas. Especialmente en el marco de la eléctronica, en el cual el Alive se lleva la palma dada la poca certeza que puede haber de que en España triunfe una propuesta electrónica más allá de Fatboy Slim o The Chemical Brothers. Recordemos el caso de Kieran Hebden, Four Tet, teloneando a Radiohead. ¿Veis a unos Disclosure atrayendo a las masas del BBK Live? Yo no les visualizo más allá del Día de la Música. Otras bandas depropuesta rock alternativo como pueden ser Japandroids, Tame Impala o Death From Above 1979 (quienes, por desgracia, finalmente no asistieron a Oeiras)  también aderezan el poderoso cartel del Alive en detrimetno del BBK, quienes presentaron algún que otro pasatiempo apetecible como la banda de Mark Lanegan o unos Billy Talent venidos a menos, pero nada que pueda convencer al asistente medio de comprar una entrada. Por otra parte, Bilbao siempre tendrá la baza de Kobetamendi, un lugar idóneo para un festival veraniego, lo cual contrastan desde Lisboa con una inversión mayor en infraestructura (stands de sponsors muy llamativos, un escenario principal mastodóntico y dos escenarios pequeños bajo carpa, además de un arsenal de sillas y mesas que, oiga, siempre vienen bien para los descansillos entre conciertos). BBK Live ha mejorado su lugar de acampada, a pesar de haber alejado las tiendas de campaña del recinto. En ese sentido, la disposición de camping del Optimus es algo más pobre y menos atractiva para ejercer la vida del acampado. Respecto a los precios, se lleva la palma Portugal por tener unas tasas inferiores, acordes a las rentas de los ciudadanos.

En cualquier caso: estamos ante dos festivales que han crecido en temática y recursos a la par, y que se consolidan como los dos principales eventos de música de la Península Ibérica. Más allá del FIB, totalmente custodiado por los anglosajone, y el Primavera Soudn (más enfocado aun público alternativo, no hay otro festival que tosa a estos dos macro-eventos veraniegos. Si eres de los que ha tenido la oportunidad de asistir a ambos, ¿en cuál repetirías? ¿Qué opinión te merece cada uno individualmente y comparados entre sí? ¿Y qué opinas de la banal parrafada que acabas de leer? Te animamos a que lo dejes plasmado en un comentario 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s