[Crónica] DÍA DE LA MÚSICA 2013 @ Matadero de Madrid, viernes 21


Dia de la Musica 2013Ayer se dio lugar la primera jornada del Día de la Música. Tercer año consecutivo que asistimos al evento en el Matadero, una nueva edición del festival que hacía frente a una serie de contratiempos surgidos durante el desarrollo de la propuesta del mismo. Empezando por la presentación de un cartel mucho más ligero (apenas 22 artistas copan nombre en la programación del evento) y tras la cancelación de Spiritualized como cabeza de cartel, el festival de Legazpi acogía a menos aforo del que se puso ver en la pasada edición, así, a ojo. Desde luego, es un hecho que a los asistentes nos ha venido que ni pintado, ya que hemos podido ver los primeros conciertos del festival gozando de un espacio vital y una vista del escenario sin precedentes en otros festivales similares, pero es obvio que a la organización le ha tenido que pasar factura, tanto y más después de la línea de progresivo desarrollo que estaba tomando el evento según cumplía ediciones. Tal contratiempo no desmereció y lo cierto es que la jornada del viernes tuvo más puntos álgidos que otra cosa. Sólo diré que, teniendo tan pocas bandas que presentar en una jornada, no entiendo por qué no hubiera valido la pena dilatar el itinerario a las horas vespertinas para evitar solapaciones.

No pudimos asistir a un concierto al que le teníamos ganas como es el de Deptford Goth, el encargado de abrir la jornada cuando aún quedaba resquicios de sol en el recinto (bien es cierto que no como en pasadas ediciones, que, a ciertas horas, ver un concierto en los escenarios principales era una práctica demente con el sol dando caña sobre el gentío). Nos dejaremos Life After Defo para otra ocasión.

A quien sí tuvimos ocasión de ver fue a Autre Ne Veut, proyecto de Arthur Ashin acompañado de sus dos músicos, batería más coro vocal con sintetizadores, que venía a presentar Anxiety, su primer largo aclamado por la cúpula hipster. Ashin desempeñó maneras de classic R&B con una pasada de tuerca a modo de rebuscadas bases melódicas. No negaré que el concierto me dejó un tanto frío: el tono quejumbroso y desafinado en los falsetes de Ashin tomó el protagonismo del bolo. Supongo que la principal baza de Autre Ne Veut se halla en el estudio, a pesar de haber sabido implementar la contundencia de sus bases rítmicas al directo, y en el particular timbre afónico de voz del vocalista de Brooklyn. Sin embargo, no supo transmitirse ese índole genuino que tanto enarbolan sus fans más entregados (que los hubo en Matadero).

Más tarde, recaía la responsabilidad de activar los aledaños de escenario principal a Hola a Todo el Mundo, quienes jugaban en casa para presentar su nuevo disco Ultraviolet Catastrophe. Un disco que, si me lo permite el resto del planeta tierra, ha supuesto un cambio en el sonido de la banda a peor. HATEM goes poppies, y eso no nos gusta a todos. Tras una entrada de corte instrumental que podía augurar un producto interesante en lo que restaba de bolo, poco tiempo se dieron los HATEM para empezar a tirar de sintetizador modoso y hacer honor a su estética de hippies acicalado. Un concierto que olía a toallitas. En cualquier otro contexto, no creo que una banda como HATEM, con una propuesta de indie poptrónico anodino, pudiera copar la actuación en semi-prime time en un escenario principal. Pero esto es Madrid, y hay que dar de comer a las bestias de la modernidad. A pesar de todo, hubo ciertos highlights en la actuación de HATEM a modo de ráfagas sónicas de percusión y efectos de guitarras que supieron a gloria; pero parece mentira que uno tenga que agarrarse a los oasis postrockeros de esta manera para sacar una nota atractiva de un bolo.

Tocaba sacar los trapos a airear y qué mejor que un buen jarro de agua fría para llevarse todos los sentimientos escépticos como es el del directo de Cápsula. Nada diferente esperaba del trío argentino/bilbaíno: el aura rockanrolera sazonada con pasajes de desenfreno distorsionado supuso todo un logro y los presentes en el tercer escenario (el más pequeño del festival) agradecieron no haber asistido a lo que acontecía en el escenario grande (nada menos que Lori Meyers). Cápsula tiraron de su repertorio más electrificado, el de los riffs de corte fuzzy blues y los ecos estratosféricos, para luego presentar una serie de temas inéditos de su nuevo disco que llegará en septiembre. Lo que más me gusta de estos Cápsula es su manera de enchufar al público a sus bolos con su buena actitud en el escenario y su cercanía. No escatiman en formas y se dejan todo sobre el escenario. A Cápsula le gusta Madrid y a Madrid le gusta Cápsula.

Vacío existencial el que le llegó a un servidor cuando no tuvo más remedio que acercarse al escenario de Lori Meyers a falta de cualquier otra propuesta en cualquiera de los otros dos escenarios. Uno ha perdido ya la cuenta de las veces que he visto a estos granadinos en directo. Simplemente, no me estimulaba tener una enésima oportunidad de revisitar su directo. Por suerte, el hambre aterrizaba sobre mis entrañas y con gusto me tomé un tiempo para recuperar fuerzas apoyando el trasero sobre el pavimento del Matadero. No sé cómo estarían Lori Meyers en el escenario, pero el kebab que me agencié entre pecho y espalda estuvo más que correcto.

Era el turno para Pional, quien fue presentado de un modo infame como ‘el acompañante de John Talabot’. Lo siento, pero Pional ya tiene suficientes tablas como para ser considerado un artista en sí mismo, sin tener que respaldarse a la sombra de otro artista con mayor alcance. El joven madrileño vino a presentar su directo, líneas vocales inclusive, y lo que otorgó fue una sesión de categoría dentro de su parcela creativa. Elegantes y robustos loops sonoros soportados por bases house; una propuesta estilizada y que supo transmitir su magnetismo a los presentes. No cabe duda: Pional es un referente nacional a día de hoy, habiendo publicado apenas unos cuantos EP’s. Chapó.

Después de una variada jornada, aún quedaba el plato fuerte del cartel. Empalmábamos el bolo de Pional con el de The Horrors en el escenario principal. Una densa capa de humo y una pancarta titular que recordaba a los arts de Stanley Donwood en el The Eraser de T. Yorke presenataban al grupo británico. El directo de The Horrors tenía fama de caótico y extremo hasta la llegada de su consolidación con Skying, por tanto, en el Matadero asistimos a la versión comedida del ‘horror’. El concierto pecó de cierta exigüidad, contando con una puesta en escena muy cuidada, tanto por la estética pos-gótica de la banda como por los duelos cromáticos expuestos por los focos de la arquitectura del escenario. Un sugestivo apartado visual que no actuó a la par de la música, la cual fue desempeñada por la banda como un ejercicio plano y carente en algunos momentos de ese punto de enajenación mental que merecen los alucinados temas de Skying. Con algún guiño a su segundo trabajo Primary Colours (“Who Can Say” sonaría demasiado pronto), Faris ‘Rotter’ Badwan y los suyos focalizaron sus esfuerzos en presentar su último largo, con un ojo puesto en el que está por venir pero sin soltar prenda de nuevo material. Faris manifestó dejes de frontman de gran banda bajo esa estrecha figura cubierta de negro, aprendiendo las cuatro palabras básicas del castellano para alimentar el feedback (sus ‘gracias’ sonaban a castellano nativo, bravo por el inglés que supo no ceñirse a su dicción anglosajona), y alegó estar contento de estar allí tocando para los madrileños (hasta qué punto de contento en comparación a otras capitales del mundo, no lo sé). El público supo responder a la propuesta sonora de suciedad psicodélica a ratos, principalmente a la hora de corear el single de turno como puede ser “I Can See Through You” o “Changing The Rain”. Por lo demás, destacar el final de concierto a cargo de la fastuosa “Moving Further Away”, que incluso siendo la que más pie daba a levantar las extremidades para llevar a cabo curvaturas suntuosas apuntando a las estrellas, no supo sacar lo mejor de sí. Me quedo con un recuerdo agridulce de The Horrors, aunque en ningún caso salí descontento del Matadero.

Foto de portada | Kedin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s