[Crónica] JAMES BLAKE + HEADBIRDS @ Teatro Kapital, Madrid [29/05/13]


JAMES5Una tarde inusualmente negruzca, como todas las que nos ha dado este mes de mayo, acogía al gentío expectante de ver al ídolo británico que se iba aglomerando paulatinamente en el perímetro del teatro Kapital. James Blake venía de ofrecer una actuación estelar en el Primavera Sound, así como de otorgar dos conciertos el pasado año en Madrid, por lo que el público español ya ha tenido multitud de ocasiones para catar su genuina propuesta electrónica. Un hecho que contrastó con el incipiente aforo que acudió a su bolo en el teatro, mayor que en la última cita en sala de la capital, y que venía a corroborar la buena acogida que ha tenido Overgrown entre el público. En torno a la 8 de la tarde se abrían puertas en el teatro Kapital y aproximadamente media hora después la sala ya lucía abarrotada, tanto en pista como en sus tres terrazas, para ver la ligera sesión a manos de la nueva promesa de la electrónica patria: Headbirds, un chaval procedente de Barcelona que alberga el honro de haber sido el primero en publicar material mediante el Segell del Primavera, el flamante nuevo sello de la organización Primavera Sound. Headbirds no abandonó su actitud humilde (casi de cierto deje de timidez) para con el público y se dedicó a mostrar su sesión de electrónica mesmerizante. Supo acompasar una serie de bases dubstep de lo más estimulantes, así como enfrentar pasajes de luminosidad etérea con los ritmos UK garage más arquetípicos y pegajosos contando apenas con una mesa de mezclas, un ordenador y un pad (nada de parafernalia tecnológica). El público no llegó a arrancar del todo con la sesión. Supongo que algo tuvo que ver que la gran mayoría no tuviéramos constancia de que habría un telonero. En cualquier caso, Headbirds puede considerar exitosa su aportación al bolo dada la amable ovación que recibió al terminar su actuación con su particular remezcla del “It’s Not Right, But It’s OK” de la difunta Whitney Houston.

A eso de las 9 y media aparecía sobre el escenario James Blake seguidos de sus dos compañeros de directo Rob McAndrews (guitarras, sampleos) y Ben Assiter (batería). Se dispondrían a realizar un concierto de aproximadamente hora y media, bastante excelso para un artista con sólo dos álbumes publicados. Lo cierto es que cada segundo valió la pena. Blake alternó de manera rigurosa temas de Overgrown y de sus antiguos trabajos, abriendo con la portentosa “Air Lack & Thereof” (de sus años primerizos) para luego consolidar un arranque potente de la mano de la nueva “To The Last” y la siempre exultante “I Never Learnt To Share”, primer tema en sonar de su debut homónimo (anecdótico hecho el que se dió cuando James grabó varias pistas vocales en overdub y el micro también captó los gritos de los espectadores más histriónicos; cada vez que se repetía la estrofa, se oía al gentío femenino en segundo término por los amplificadores). “Lindisfarne” supuso la nota disonante de la noche al darse problemas con el efecto autotune del micrófono de James, a lo cual se excusaría una vez finalizado el tema explicando que ‘es lo que ocurre cuando utilizas tantos aparatos tecnológicos en el directo’. Una lástima, ya que es uno de los temas angulares de su repertorio. Aunque, desde luego, no empañó lo que vendría a continuación: los bajos sonaron nítidos y contundentes. Uno era capaz de notar el golpear de las bases en las mismas entrañas. Post-dubstep impactando contra nuestros pulmones en clave de soul. El ambiente adpotó un halo de misticismo muy singular. “I Am Sold” y “Our Love Comes Back” precedieron, y, entremedias, el ya clásico “CMYK”, con su clásico sampleo que sonó aún más atractivo en directo. Llegábamos al ecuador del concierto cuando James optó por deshacerse en elogios con el público madrileño al haber llenado la sala una vez más, en tan poco recorrido desde sus últimas actuaciones, así como de incitarnos a comprar el nuevo disco y de seguir la actividad de su nueva label lanzada a pachas con Airhead, 1.800-Dinosaur. Público que, por cierto, supuso una grata sorpresa para mí, ya que esperaba encontrarme con una sala infestada de hordas hipsters, shorts ajustados y gafas de pasta sin graduar. Curiosamente, no fue así, y se dieron cita en el Teatro Kapital gente de lo más ¿normal?. Lo que sí que resultó curioso fue la cantidad de ‘inglesitos’ e ‘inglesitas’ que se acercaron a ver a Blake, dejando constancia de que Madrid es un paradero predilecto para los estudiantes Erasmus. Tras este parentésis de carácter analítico sociológico, prosigo con el setlist: “Digital Lion”, la ‘colabo’ con Brian Eno (esta vez sin Brian Eno) y “Unluck” empezaron a incrementar el estado de éxtasis general en la sala al dejar a un lado las melodías lánguidas y de arrope para incidir en la propuesta bass y dubstep del músico británico. Como colofón, la previsiblemente vitoreada “Limit To Your Love” en su ya más que conocida versión extendida en vivo. Fraseo de piano irresistible. Minimalismo efervescente. Muchas clase. Ya poco le queda al tema del original de Feist. Despunte electrónico con “Klavierwerke” (otro de los temas de sus EP’s primerizos) seguido del tema titular de apertura del nuevo disco, “Overgrown”, y la robusta y enajenante “Voyeur”.

Para acabar con el cuerpo del setlist, el archi-conocido single “Retrograde”. El trío se retiró durante lo que debían ser unos minutos, que acabaron siendo instante dada la entrega del público. James Blake se metió en el bolsillo al teatro Kapital de la manera más justa posible: ejerciendo un bolo sobresaliente. Se notaba en el ambiente el alto índice de inmersión en lo que estaba ocurriendo al escenario. Hasta en los silencios musicales, rara era la vez que alguien no chistaba a la primera alma que osaba levantar la voz en señal de apoyo a los músicos. Para rematar, la esperada “A Wilhelm Scream” (hasta ésta gana en directo, es impresionante) y la versión del “A Case of You” de Joni Mitchell con James y su teclado solos sobre el escenario. Un broche de calidad vocal desnuda y tono emotivo que puso la guinda al atracón de sensaciones vividas durante tal hora y media. Desde luego, James Blake tiene ganada y más que justificada la etiqueta de abanderado de la vanguardia musical de nuestros días. Con la humildad de un novato y la puesta en práctica de un veterano, el músico británico consiguió que todos los presentes gozáramos de una velada ineludible, de las que hubiese dado rabia perderse.

Os dejo a continuación el enlace al tracklist íntegro del bolo y un fan video del momento “Limit To Your Love” a continuación, cortesía de Daniel Andréu. Podéis ver más extractos del concierto en su canal. La foto de cabecera la tomaron los de IndiosMusicales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s