[Reseñas] BECK – MODERN GUILT (2008)


Beck - Modern GuiltModern Guilt es el undécimo álbum del polifacético artista californiano Beck Hansen. Producido por el archiconocido Danger Mouse, es su último álbum hasta la fecha y una propuesta más que interesante en su discografía. Vamos a desentrañar lo que nos ofrece el bueno de Beck. 

El LP abre con “Orphans” y su atrapante melodía. Sofisticación es lo que se respira por los rincones del disco, “Orphans” y su batería de ritmo sencillo perfectamente medido y calculado son un ejemplo de ello. Segunda canción del disco, “Gamma ray”, uno de los hits de este trabajo y una melodía altamente pegadiza, escuchar “Gamma ray” es sinónimo de tener hilo musical en la cabeza durante un par de horas por lo menos, la instrumentación encaja perfectamente con el carácter animado del corte imprimiendo unos toques de psicodelia que vamos a ver de vez en cuando a lo largo de Modern guilt. No todo va a ser pasárselo bien, el hipnotismo más relajado es bien recibido y por ello acogemos “Chemtrails” con los brazos abiertos; una excelsa percusión acompañada de unas evocadoras líneas de bajo, nos meten de lleno en este viaje psicodélico (un ejemplo de lo que hablaba antes) en el que consiste el tema de mayor duración (4:40) del trabajo, sensacional. Cuarta y homónima canción, “Modern guilt”. Ritmos mod y de corte muy “cool” (o molón, a gusto del consumidor) nos meten de lleno en la canción, Beck se ha propuesto ser el tipo con más estilo de su barrio y lo ha conseguido con creces; todo está relacionado en este tema, instrumentación con mucha clase, una letra sobre la banalidad, melodías pegadizas sin necesidad de ritmos frenéticos…

Pero de todo tiene que haber en la viña del señor, por ello nos vamos a topar con “Youthless” donde el artista experimenta con unos tintes electrónicos pausados, sencillos pues no se necesita más y algo similar nos vamos a encontrar en la siguiente canción, “Walls”. La experimentación es marca de la casa y la cosa va evolucionando hasta los ritmos trip-hop de “Replica”, las intenciones se agradecen pero no está todo lo bien enfocado que debería, a los menos entusiastas del género le puede llegar a aburrir y a los más aficionados se les puede antojar algo simple. El antepenúltimo corte de Modern guilt es “Soul of a man”, donde los elementos electrónicos comienzan a desprenderse para dejar  paso a los más tradicionales, no obstante, padece el mal del anterior tema, no está tan a la altura del resto de canciones del LP. “Profanity prayers” remonta el vuelo, vuelve la clase y los ritmos más festivos que podíamos encontrar en “Orphans” o “Modern guilt”, unas guitarras distorsionadas muy  sucias que se acompañan estupendamente de la percusión, ya volvemos al estilo de las primeras canciones del disco y terminamos con un medio tiempo: “Volcano”. No podía haber mejor tema para zanjar el disco, letra reflexiva, ritmo perfecto, instrumental muy sencillo (que no simple) y pegadizas melodías ligeramente adictivas (algo no muy fácil de lograr en los temas lentos).

Modern guilt no es el mejor trabajo de Beck (eso se lo dejamos a OdelaySea change) pero sí que es superior a su anterior álbum, The information. Con este trabajo tenemos entre manos algo muy asequible para los neófitos en el excéntrico músico, muy recomendable y sencillo, sin locuras más experimentales como puede haber en sus álbumes de los 90.

MODERN GUILT

-Discográfica: XL Recordings

-Duración: 33′

-Género: rock alternativo, neo-psychedelia

-Temas destacados: “Orphans”, “Gamma Ray”, “Chemtrails”, “Modern Guilt”

Nota NR:

83

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s