[Reseñas] A PLACE TO BURY STRANGERS – WORSHIP


A Place to Bury Strangers bajan el listón que ellos mismos habían establecido con a sus trabajos anteriores con Worship. Los arquetipos sonoros del trío de Brooklyn se ven trastocados en un intento fallido de darle un soplo de aire fresco a su propuesta musical.

Cuando a uno le mencionan el nombre de A Place to Bury Strangers, lo primero que se le viene a la cabeza sin haber escuchado un ápice de la música de la banda es, lo que es, una banda de melodías rasgadas y texturas corrosivas, algo realmente crudo. Si uno ya tiene bagage musical y ha escuchado los dos discos anteriores de los neoyorquinos, sabrá que estas pre-deducciones no están para nada desencaminadas, aunque A Place to Bury Strangers es capaz de dar mucho más de sí. Si el noise rock se afianza como principal parcela de acción para el trío, también cabe recalcar la faceta post-punk de la banda que, en este Worship, sale a relucir de manera ferviente. El resultado es un álbum que ofrece los mismos pasajes chirriantes e incómodamente atractivos que podíamos escuchar en Exploding Head (2009) y el debut homónimo (2008), pero no está de más recalcar que, en general, el álbum tiende a minimizar sus esfuerzos ruidosos hacia parámetros mucho más planos y vacuos. De ahí que la combinación no resulte tan interesante como en los trabajos anteriores de la banda. A Place to Bury Strangers han entrado en una dinámica de pasivo-agresividad musical en este 2012, una tendencia que ya se veía venir en el EP lanzado a principios de año Onwards to the Wall. En Worship se cosnolida el apartado más pretencioso del sonido AP2BS, el que tiene querencias melódicas hacia un exponente mayor y sólo se queda a medio camino en su objetivo ya que, estructuralmente, la música del trío no repercute más allá de sus poderosos muros de ruido.

Estos aspectos florecen desde los primeros minutos de disco. “Alone” y, sobre todo, “You Are The One” (este segundo, uno de los singles del álbum, con eso os digo todo), se aprecia esa tendencia estilística post-punkera que hace que el conjunto pierda fuelle, que los efectos fuzz se vean devaluados y que, en resumidas cuentas, el sonido suene poco atractivo. Realmente “You Are The One” sería un buenísimo tema si no intentase albergar registros tan dispares de un modo tan poco eficiente. Con “Mind Control” parece que el noise empieza a tomar constancia en el álbum, brindando más presencia a los bajos y ‘desencorsetando’ el apartado rítmico. “Worship”, el tema homónimo, juega un papel interesante en el disco al optar por tomar un tono post-punk más oscuro. Este tipo de propuestas sonoras deberían predominar en Worship, creo que es el camino correcto. Para más inri, “Fear” me hace aferrarme a un más a esta idea. Arrancando con un suntuoso pasaje instrumental de puro ruido, el tema empieza a cobrar formas más mansas a medida que avanza. El apartado vocal resulta en una mezcla entre melodía new wave y balada lánguida de finales de los 70. La combinación me deja totalmente noqueado, en el mal sentido del término. Y más de lo mismo: “Dissolved”, “Slide”, “Leaving Tomorrow”,…son una consolidación de lo dicho sobre “Fear”, sólo que sin pasaje noise que lo salve. Pero el colmo nos llega con el tramo final de “Dissolved”. A Place To Bury Strangers juegan a ser The Cure. Parece que intentan inflar de estilo su propuesta musical escombrosa y rasgante en todo momento, de manera infructuosa, claro está. Algún tema de la segunda del disco se salva por los pelos. Hablamos de “Why I Can’t Cry Anymore”, en el que vuelven a predominar los tonos agudos y incómodos, o “Revenge”, que recuerda en cierto modo a los AP2BS de hace dos o tres años. Nada que decir sobre “And I’m Up”, un vivo retrato de lo dicho sobre “You Are The One” (Además, ésta también ha sido single). Quizá el tema más interesante de este tramo final de disco sea “Slide”, el cual brinda momentos de bastante riqueza melódica e intenta no jugar a dos bandas. Los efectos delay están muy conseguidos en este tema, le dan factura. Todo ello compensa el monótono papel de la voz en el track. Por último, mencionar el rugir de inicio de “Leaving Tomorrow”, que parece dar pie a un más que aceptable tema que al final sólo se queda en aceptable.

En resumidas cuentas, es un hecho que a Worship le falta chispa. La precisión noise que caracterizaba a AP2BS se diluye de manera progresiva con este nuevo trabajo. Worship es una máquina mal engrasada, que solo atisba ciertos momentos de lucidez y euforia auditiva que no compensan las carencias generales del resto del largo. El álbum se torna vacuo, plano e irregular, a excepción de algunos temas que, en condiciones normales, no resaltarían tanto en líneas generales, pero que en este caso lo hacen, dadas las circunstancias. Un paso atrás para los neoyorquinos.

WORSHIP

– Discográfica: Dead Oceans

– Duración: 44′

– Géneros: post-punk, noise rock

– Temas destacados: “Mind Control”, “Worship”, “Revenge”, “Slide”, “Leaving Tomorrow”.

– Nota NR:

63

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s