[Crónica] Godspeed You! Black Emperor @ Teatro Kapital, Madrid [30/10/12]


La noche en Madrid pintaba idónea para los privilegiados que acudimos al teatro Kapital en busca de asistir al directo de una de las mejores bandas de los últimos tiempos. En el caso de España, siempre nos ha resultado difícil recibir a los grandes titanes de la escena underground a pesar de ser eso, titanes de la música. En este caso, GY!BE volvía a la capital para presentar Allelujah! Don’t Bend! Ascend! dos años después de su última visita a tierras madrileñas. Para muchos era la primera vez en la que podíamos contemplar el espéctaculo que el octeto canadiense tenía preparado para nosotros.

A eso de las 8, el teatro abría sus puertas al público. De forma urgente, Dead Rat Orchestra saltaban al escenario para plasmar su propuesta musical y ganar seguidores en una oportunidad como pocas se presentan. Bajo una puesta en escena austera, los británicos presentan The Guga Hunters of Ness, su álbum más reciente. El público ya estaba muy predispuesto de primeras al entorno musical que se iba a dar a lo largo de la noche en el escenario y por ello la resolución del bolo de los Dead Rat parecía bastante positiva. Se pueden dar con un canto en los dientes.

Más tarde, alrededor de las 9 y media de la noche, iba a comenzar el espectáculo Godspeed You. Por los amplificadores comenzaba a asentarse una suntuosa y vibrante base, muy similar a la del inicio de “Dead Flag Blues”. Tras unos minutos de espera, el octeto toma asiento en el escenario y entonces es cuando empieza la épica. La línea melódica resulta no ser “Dead Flag Blues”, sino más bien una especie de guiño a “Their Helicopters Sing” que más tarde desembocaría en la formidable “Mladic”. Es lo que la banda ha titulado “Hope Drone”, debido a la inclusión en las proyecciones visuales de la palabra ‘hope’ (esperanza) y por el marcado acento drone de la línea ambiental. La transformación se hizo manifiesta en vivo. Godspeed You! Black Emperor se pasan al ruido y dejan a un lado los desoladores acordes de violines, para dar paso a una mayor presencia de sus instrumentos más, por así decirlo, eléctricos. La primera señal de ello fue el encontrarnos con una formación de ocho músicos sobre el escenario (acostumbraban a ser más incluso). Tres guitarras, dos bajos y dos percusionistas. Sólo un violín. La puesta en práctica lo decía todo. El complemento visual de las proyecciones no pudo estar más acertado a este inicio de concierto, dando con las texturas grunge adecuadas para “Mladic” y su explosión abstracta.

El estilo de Godspeed You! Black Emperor se ha hecho más palpable a grandes rasgos. Si antes su sonido resultaba como moldear emociones y darles una forma musical, ahora se acerca a parámetros más tangibles, más crudos y contundentes. “Mladic” sonó absolutamente abrumadora. Continuaron con “Sleep”, la gran sorpresa de la noche. En cuanto el buenod e Murray Ostril comenzó a soltar su taciturno discurso The playground of the world, el aforo vitoreó la elección ipsofacto. “Sleep” sólo resultó un espejismo de los que GY!BE eran anteriormente. Hizo gala de su talante dramático desde los frágiles primeros punteos de guitarra hasta su final de abismal agudeza sonora. No la tocaron completa, todo hay que decirlo. Se quedaron en “Monheim”.

Parecía que el concierto continuaría con una pieza similar en composición a la primera parte de “Moya”. No fue así. Le tocaba el turno a otra debutante: “Behemoth”, la pieza que no ha llegado a salir a la luz en Allelujah! Don’t Bend! Ascend! (sólo dos pequeños extractos a modo de piezas ambientales como son “Their Helicopters Sing” y “We Drift Like Worried Fire”). Una pieza que tocada íntegra gana, y mucho. Pudimos estar escuchando el tema durante fácilmente media hora: todos estábamos anonadados. No dábamos crédito al hecho de que los GY!BE pudieran estar derrochando tal poderío acústico sin abandonar la más estricta armonía. El desenlace de “Behemoth” resultó uno de los puntos álgidos de la noche. Un desenlace de los que quedan marcados a fuego, contundente y a la vez etéreo, como un choque de planetas. La portada del nuevo disco retumbaba en nuestras retinas gracias, de nuevo, al espléndido trabajo visual. Un deleite estremecedor.

Para culminar su gran bolo, los canadienses eligieron uno de sus más reconocidos himnos. Nada menos que “East Hastings”, la cual resultó el cierre más redondo posible. La versión en vivo de “East Hastings” gana en emoción desgarrada gracias a la aportación de la percusión en los silencios de guitarra, en el preludio de la pieza. En “The Sad Mafioso”, la apertura del tema, los graves se apoderan del ambiente para dejar entrever una sutil y conmovedora melodía de guitarra subyacente, que después cobra protagonismo junto al resto de instrumentos de cuerda para desarrollar un tema que bien podría extenderse en duración hasta el infinito sin que se agotasen los recursos sonoros dispuestos en ello. Una “East Hastings” que se desenvuelve in crescendo hasta alcanzar unos varemos evocadores sin precedentes. En las proyecciones, esta vez acompañaban imágenes mundanas, contrastando la frialdad del mundo capitalista (números, estadísticas, subidas y bajadas, la mirada de hombres frívolos y la no mirada de hombres sin escrúpulos) con imágenes de manifestaciones ciudadanas y movimientos civiles pacíficos. Nos sumergimos en el maremágnum de sonidos e imágenes hasta llegar al final del concierto, donde una entregada ovación de intensos aplausos surge del aforo a medida que los componente de la banda se van retirando uno a uno del escenario, no sin antes regalarnos una última oleada drone de trucos de pedales y unos últimos latidos intermitentes de esa palabra que rodea todo el concepto de su concierto: hope.

En definitiva, Godspeed You! Black Emperor demostraron en el teatro Kapital que pocas bandas pueden alcanzarles a nivel técnico como banda y en parámetros evocadores. La esperanza/ desesperanza, el drama, y el fulgor apoteósico se dieron la mano para albergar todas esas capas de texturas y efectos, esas percusiones apabullantes y esos conmovedores tintineos de guitarra. GY!BE actúan en directo como un solo ser omnisciente. No se complementan, coexisten. Si a eso le añadimos la sublime puesta en escena plasmada en proyecciones, estamos ante un directo de difícil rival. Estos Godspeed no son de este mundo.

5 Respuestas a “[Crónica] Godspeed You! Black Emperor @ Teatro Kapital, Madrid [30/10/12]

  1. Muy buena crónica. No es fácil poner en palabras algo tan sobrecogedor como lo que ocurrió anoche. Desde el momento en que empezó a sonar ese primer drone estuve clavada en el sitio hasta que terminó. Hay poca gente capaz de generar una bola de caos semejante, y conseguir que de ella surja esa belleza tan pura.
    Sólo discrepo en una cosa: para mí el concierto no empieza cuando todos los integrantes están ya en el escenario y atacan ‘Mladic’. Todo empieza desde el momento en que desde la nada empieza a crecer ese drone que se estira y se encoge, sin pulso pero de forma cada vez más sobrecogedora, y los músicos van saliendo de dos en dos para añadirle nuevas texturas. Ese es el primer tema, para mí, no una intro; y me da un poco de rabia que gente a mi alrededor no lo viera así, y no dejara de hablar hasta que estuvieran todos en el escenario, aplaudiendo a la ‘personalidad’, no al sonido. Pero igual es que yo estaba muy emocionada y exageraba.
    Pero sí, es posiblemente el mejor concierto que he visto en un tiempo, y estoy segura de que lo será durante otro tanto.
    Gracias por la crónica, me ha gustado mucho.

    • Tienes toda la razón al decir que el concierto empezó antes de que los músicos salieran al escenario, aunque bien es cierto que mucha gente no lo supimos ver así.
      Gracias por un comentario 🙂

  2. Buena cronica no excelente pero buena, no como otras que he leido por hay. Ines la gente que habla durante las canciones es insultante a parte de que demuestran poco respeto y que no los conocen ya que lo que expone este grupo mas alla de lo evidente es un universo sutil. Menos mal que este año no habia ni la mitad de gafa-pastas affelousss pijos modernitos. Lo que te falla de la critica es tu referencia a sleep (moheim) ya que no fue la sorpresa ya que casi siempre la tocan y ya la tocaron la vez anterior, la duda estaba en si tocarian The sad mafioso o Moya o incluso las dos haciendo un “encore” pero tocaron East hasting integra en vez de tocar el movimiento “the sad mafioso” aislado lo que nos fustro las esperanzas de que tocasen tambien Moya. Buena critica enhorabuena ya que para conocer y seguir bien a este grupo para hacer una critica excelente hay que dedicarle tiempo como a una licenciatura. Ines ten por seguro que seria casi un milagro que volvieses a ver un grupo como este, la suerte que se hayan vuelto a juntar es lo mejor que le ha pasado a la musica, solo nos queda rezar que vuelvan a venir mi unica pena es saber que nunca podre escuchar el primer movimiento de motherfucker redemeer en directo.

    • Lo de que fuera una sorpresa Sleep es a nivel personal, ya que no soy muy dado a revisar setlists recientes de las bandas; me gusta ir a la aventura, y Sleep es uno de mis temas preferidos de GY!BE.
      En cualquier caso, gracias por tu aportación, siempre se agradece que los lectores nos exijan, es la única manera de mejorar 🙂

  3. Una pena lo de los teloneros que les faltaba uno y se escuchaban muy bajo tienen algun tema bueno como este: “joy/sorrow” que me hubiese gustado escuchar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s