[Reseñas] GODSPEED YOU! BLACK EMPEROR – ALLELUJAH! DON’T BEND! ASCEND!


Aclamado regreso de los titanes de Montreal. Godspeed You! Black Emperor rompen un silencio de diez años para otorgarnos una nueva joya y recordarnos dónde está la esencia del post-rock. Allelujah! Don’t Bend! Ascend! es todo lo que se espera de él.

Muchos ya habíamos perdido la esperanza en torno a 2010 de poder volver a ver a los GY!BE sobre el escenario, con nuevo material y su formación de componentes íntegra. Por suerte para todos, de aquellas comenzaron a reactivar sus giras mundiales y empezamos a poder verles de nuevo en directo, reinterpretando aleatoriamente piezas de su fastuosa discografía. Hace dos semanas y, como aquel que dice, de la noche a la mañana, nos encontramos con que Godspeed You tienen en mente sacar este nuevo álbum que lleva por título Allelujah! Don’t Bend! Ascend! (todo un reclamo para los fans) y, lo que es mejor, que su salida es inminente. Antes de haber escuchado el álbum, ya habíamos podido escuchar material nuevo en directo, principalmente extractos de esa pieza llamada “Behemoth” que, finalmente, ha sido fragmentada para este álbum (y todo sea dicho, no ha sido incluida en su plenitud). Pero nadie esperaba que el resultado final fuese a obtener tales consecuencias positivas. Todos esperábamos un nuevo Yanqui U.X.O. (2002), lo cual no habría defraudado para nada, pero no estamos hablando de Lift your Skinny Fists… (2000) ni de un F#A#infinity (1998). El hecho es que Allelujah! Don’t Bend! Ascend! aporta un giro más a la trayectoria musical de GY!BEEsta vez, han optado por abordar atmósferas más oscuras, inquietantes, de estructura claramente drone, en detrimento de los sostenidos acordes orquestales característicos de las piezas más dramáticas y pos-apocalípticas de la banda. Con Allelujah! Don’t Bend! Ascend!, Godspeed You! Black Emperor nos introducen en el ojo del huracán. No nos abordan con ideas de desesperanza y temática lúgubre, sino que nos transportan al epicentro de la sombra. Está claro que su capacidad innata para reflejar los parámetros más dramáticos de la música ambiental no se ha visto mermada durante todo este tiempo.

El disco abre con una sublime pieza de exactamente 20 minutos titulada “Mladic”, en la que ya podemos apreciar esta nueva predilección por lo drone, dando presencia a los bajos y a las funciones más rítmicas y repetitivas de los instrumentos. Los juegos de cuerdas pasan a un segundo término entre una muchedumbre de sonidos apabullantes, rugosos y pesados. Las guitarras distorsionadas nunca habían tenido tanta fuerzas para Godspeed You. El tema arranca con cierta aura de música folclórica para justo después inmiscuirse en sonidos experimentales más agresivos y que aportan una mayor tensión. Aproximadamente en el ecuador del tema, asistimos al punto más álgido y más saturado de sonido de la pieza, dando lugar posteriormente a una serie de líneas de cuerda de tempo más marcado y resolución más dramática. Una línea melódica que, una vez más, se ve tremendamente condicionada por el imponente apartado de percusión. La línea melódica sólida se va desmembrando a medida que rozamos el final de la pista, hasta alcanzar un segundo clímax de anárquica armonía con otro motivo dramático como punto y final. Un pequeño encore con percusiones tribales adorna los dos últimos minutos de pista. Pasamos a la segunda pista, “Their Helicopters Sing”, un fragmento de la ‘no-pista’ “Behemoth” de carácter puramente ambiental y clima espeluznante en la que, en cierto modo, se intenta emular el sonido de los aparatos voladores que dan título al tema.

La segunda parte del álbum la copan otras dos pistas, de 20 y 6 minutos y medio respectivamente (la simetría es abrumadora; supongo que algo de intencionado tendrá). “We Drift Like Worried Fire” arranca sin prisa, generando un ímpetu que se verá desatado allá por el minuto 5 gracias a esos arpegios casi progresivos que se van soslayando los unos a los otros. La inclusión de la guitarra screamer aporta justo lo que necesitaba el tema. Se ve perfectamente complementada por la instrumentación orquestal de cuerda. Es interesante pararse a pensar en la importancia de los instrumentos de cuerda en este álbuma  pesar de haber sido sepultado a un segundo plano; son el alma de los temas, por así decirlo, y ni siquiera tienen que jugar un papel protagónico en el esquema musical aunque sí esencial. “We Drift Like Worried Fire” destaca por la grata inclusión de diversas capas de distorsiones que convierten la pieza en un ejercicio vibrante y de diferentes lecutras. Es el único de los temas que no desvela su temática a la primera de cambio. Se desenvuelve en un entorno ambiguo y contrastado, no sabemos si es triste o esperanzadora. Quizá hacia la mitad del tema sí que se torna más oscuro debido a los graves de cuerdas y el ritmo más sincopado, pero la resolución no deja de albergar un motivo musical lleno de espíritu y entrega. Casi que te incita a la aventura más que a la desidia. “Strung Like Lights At Thee Printemps Erable” (sólo voy a escribir el título una vez) es el tema que cierra el álbum, de nuevo apelando al contexto más drone e inquietante del sonido GY!BE. El tema crece de un modo paulatino y progresivo hacia unos parámetros sonoros chirriantes e incómodos, como si de una tormenta sonora se tratara, para luego frenar en seco ante un final acolchado (pero igual de inquietante).

He llegado a leer en alguna parte que este nuevo disco de Godspeed You! Black Emperor ha dejado a alguno que otro bastante frío, que no ha conseguido transgredir los caparazones emocional más duros. Yo a ello he decir: no podemos exigirle a Allelujah! Don’t Bend! Ascend! lo mismo que a anteriores trabajos de GY!BE, básicamente porque sus cualidades son profundamente distintas. Esta vez, los canadienses han planteado un nuevo tipo de sonido, más incómodo, que se recrea menos en sus motivos melódicos y más en su concepto en sí mismo. Por ello, debemos valorar Allelujah! Don’t Bend! Ascend! de manera coherente. Y, en ese aspecto, es una obra maestra como la copa de un pino. No me queda nada que añadir. Creo que queda suficientemente clara mi devoción hacia este álbum (la cual, quiero remarcar, fue instantánea tras la primera escucha y no antes de ella; son cosas que vale la pena dejar claras). Sólo espero para el álbum que la buena acogida de la crítica especializada no juegue una baza en su contra y nos encontremos con que el día 30 la sala de conciertos esté abarrotada de modernos habladores que no saben apreciar el arte en estado puro. Porque esto, señoras y señores, es arte. Sin vuelta de hoja. Sin doble filo. Es el afán por transmitir una idea determinada, una emoción, un proceso abstracto. Y eso, señoras y señores, es impagable. ‘God bless you! Black Emperor’.

ALLELUJAH! DON’T BEND! ASCEND!

– Discográfica: Constellation.

– Duración: 53′

– Géneros: post-rock, ambient, drone, música orquestal.

– Temas destacados: todos.

– Nota NR:

95

2 Respuestas a “[Reseñas] GODSPEED YOU! BLACK EMPEROR – ALLELUJAH! DON’T BEND! ASCEND!

  1. Pingback: [TOP NR] Mejores álbumes internacionales de 2012 | Nuevo Ruido·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s