[Crónica] JAPANDROIDS + BE FOREST @ Sala El Sol, Madrid [12 de octubre, 2012]


Japandroids visitaban por primera vez España en un entorno sólo destinado para ellos (la primera ocasión oficial que nos visitaron fue el pasado mayo en el Primavera Sound) y las expectativas depositadas en tales menesteres no pudieron verse más satisfechas. Llenazo en la Sala El Sol, el ambiente se mostraba perfecto para la ocasión. Una sala como El Sol resulta perfecta para un concierto de estas connotaciones; además, el sonido, a pesar de algunos fallos en el equipo, en líneas generales no estuvo nada mal. La gente tenía ganas a estos Japandroids, que venían a presentar su ‘celebración del rock’.

Abrieron unos debutantes e imberbes Be Forest, un trío de dream pop/ post-punk al uso que, aunque no descubren América con su sonido, sonaron bastante mejor que en su LP de debut. Un aperitivo agradable que guardó poca consonancia con el tipo de espectáculo que vendría después. A las once y cuarto, Brian y David hacían acto de aparición para preparar sus instrumentos. Tras un breve parón de quince minutos, el dúo ya estaba listo para dar guerra. Con un Brian bastante locuaz al micro, los de Vancouver se presentaron ante el público español apelando a sus ganas de dar un conciertazo en éste, su primer gran bolo en España. Arrancaron con la incombustible “The Boys Are Leaving Town”, para luego dar con dos temas estelares de su nuevo álbum y, a la vez, muy similares como son “Adrenaline Nightshift” y “Fire’s Highway”. Todo un acierto. El aforo ya estaba implicadísimo en el asunto desde los primeros acordes. Si bien es cierto que los vocales en directo no son el punto fuerte de Janapdroids (o al menos, no pretenden que lo sea, como buen grupo de punk rock), los estridentes golpes de batería y las múltiples capas de fuzz de guitarra sonaron impecables desde el inicio. Sonido sucio pero nítido. Orgánico e impactante. La fiesta siguió cuando David se animó a pasarse a primera fila de vocales con “Rockers East Vancouver” y sus pinceladas de maestría a la batería que se sucedieron durante toda la noche. “Hearts Sweets” y “To Hell With Good Intentions” (ésta última, dedicada a los fans más antiguos de la banda) dieron la nota áspera y corrosiva a un setlist en el que predominó un espíritu más cercano al punk rock que al noise. Tras ellas, hubo lugar para un punto álgido de la noche, “Younger Us” y la ‘jodidamente díficil de tocar’ (palabras de Brian) “The Nights of Wine and Roses”.

Es increíble cómo a estas alturas de concierto, quedando aún la mitad del repertorio, parecía que los Japandroids habían dado todo de sí mismos. Para nada. Aún tenían energía que derrochar. Una energía que no se vió mermada en ningún momento salvo cuando se sucedieron ciertos problemas técnicos que sacaron de quicio al bueno de Brian. El guitarrista la tomó con el mesa de El Sol al no ser capaz de subirle el volumen del micrófono en toda la noche. El detonante se dió en la antológica “Crazy/Forever”, uno de los himnos indiscutibles de la banda que se vio empañado por los fallos en la amplificación de la Telecaster de Brian. Un fallo que se tornó en acierto al poder degustar a modo de outro un solo de batería de David que bien pudo durar diez minutos, en lo que tardaban en dar con el fallo técnico en el amplificador. Brillante. Este David es un crack de los pies a la cabeza, como músico y como persona, y así lo demostró durante toda la noche, haciendo esfuerzos por intentar dirigirse al aforo en español y agradeciendo constantemente los gestos de apoyo. Pero antes de “Crazy/ Forever” hubo cosas que destacar. El ‘single’ (entre comillas, según Brian) “The House That Heaven Built” también encendió a la gente, aunque el verdadero dinamizante de esta velada en El Sol fue la mítica “Wet Hair”, que hizo que el público desatara en un pogo sano y bien recibido por la gran mayoría. Un espectáculo de este tipo estaba pidiendo a gritos un poco de desenfreno. “Sovereignty”, “Continuous Thunder” y “Crazy/ Forever” hicieron bajar mínimamente los decibelios para que el público se deleitara con el chorro de fuzz impactando en sus tímpanos, a la vez que se recupertaban fuerzas para el contundente final aderezado con otro himno llamado “Young Hearts Spark Fire” y la rotunda “For the Love of Ivy”, las cuales hicieron destarase definitivamente a los allí presentes.

En resumidas cuentas, Japandroids dieron un señor concierto. Todo un chorro de adrenalina sin fisuras. Sonó el Celebration Rock entero y el Post-Nothings íntegro a falta de un tema, “I Quit Girls” (una pena que lo descartaran). A pesar de los problemas técnicos acontecidos, el resultado final no pudo dejarme mejor sabor de boca. David y Brian lo dieron todo sobre el escenario, demostrando que, muchas veces, es mucho más importante la actitud sobre la tarima que tener un buen bagaje musical de estudio que te avale. Es normal que se den problemas técnicos en un show, pero hay que continuar como si nada pasara, ya que, parafraseando a Brian, “en eso consiste la esencia del punk rock. Es parte del juego”. Y con esta premisa, Japandroids fueron consecuentes con su estilo hasta el final, celebrando que el rock es rock. Un servidor promete no perderse su próxima visita por tierras españolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s