[Reseñas] MOUNT EERIE – OCEAN ROAR


Ocean Roar es el segundo disco de la pareja que forma con el anterior trabajo de Phil Elverum, Clear Moon. Una demostración de genio y talento digna del los mejores músicos y que, esperemos, sea recordada como referente para grupos venideros.

Estamos ante un trabajo impecable, con magia, con espíritu, con fuerza y con calma, con pausa, con clase. Un referente del noise rock, que se mezcla, en este caso, con el indie folk ya conocido en Mount Eerie (sobre todo por el apartado vocal), el drone y demás músicas contemporáneas. Las suciedad de las guitarras se hace una con los teclados y sintetizadores. La batería es genial en su simpleza, con ritmos típicos del rock alternativo, pero sin dejar de lado la experimentación. Y nada de esto tendría sentido si el disco en sí mismo no tuviese coherencia y cohesión.

No podría haber mejor comienzo que “Pale Lights”. Sencillo y frenético, directo al grano, sin andarse por las ramas. Y por si eso no fuese suficiente, lo aderezan con una segunda mitad entre la experimentación psicodélica y el krautrock. Lo más destacable, además de las guitarras, es la presencia de los platillos en la batería, lo que suma estridentismo a todo el conjunto. “Ocean Roar”, tema que da nombre al disco, pone la pausa necesaria y nos demuestra que no es necesaria esa suciedad. Mucho más etérea que la primera, no es peor en absoluto, y tiene una linea de bajo consistente que dota a todo el tema de una atmósfera, ayudado de los teclados, que dista mucho de lo grotesco y sórdido del primer tema. Es la calma en la tormenta, una luz en la oscuridad, que además enlaza muy bien con el tema corto “Ancient Times”, una especie de oda a la banalidad y la felicidad de la vida cotidiana. Tras esto, nos encontramos con una pista instrumental, a la que llamaremos “Instrumental 1”, que junto con su segunda parte, situada al final del disco, constituye, probablemente, lo mejor del trabajo. A destacar de esta primera: esa mezcla occidental-oriental entre la suciedad de los acordes y los sonidos más agudos del fondo (que parecen flautas. Entre tanto sonido es difícil esclarecer qué es exactamente). También se podría hablar de cierta influencia de la música western, pues lo que evoca es un árido desierto de dudas y redención. Y también por la influencia del blues en la parte de piano, claro. “Waves” es un tema ultranoise. Supera el ruido y alcanza unas cotas de suciedad difíciles de conseguir. A pesar de todo, podemos escuchar una guitarra dramática que aporta algo de melodía. Se podría considerar post-rock noise. El drama, como ya hemos dicho, está presente. Parece un canto al mundo y es admirable que algo tan sucio y dantesco pueda llegar a ser tan bonito en algunos momentos. Elverum vuelve a demostrar una vez más que es capaz de darle una carga muy emotiva a sus temas. “Engel Der Luft (Popol Vuh)” es similar a la anterior, pero tiene una atmósfera mucho más cargante, industrial y desesperanzadora. Vuelve tener una carga muy importante de dramatismo, pero este no es un dramatismo melancólico, es uno terrorífico, imperial. No se puede escapar a la oscuridad que desprende este tema, supongo que en contra posición a la felicidad melancólica que supone “Waves”. Una lucha, nuevamente, entre la luz y la oscuridad, algo que es recurrente en muchos artistas. Por eso la dupla “Waves” y “Engel Der Luft” es uno de los puntos de inflexión del disco.

“I Walked Home Beholding” llega entonces como una parte narrativa después de una secuencia plenamente sensorial. Y volvemos a encontrar, otra vez, la belleza del drama, o el drama de la belleza. Un tema perfecto sobre el sinsentido de la vida y la belleza de esta última, perfecto para llegar a admirar esas contradicciones de la existencia. Se resume todo en un par de frases de la canción, “A moment of clear air breathing, seeing the expanse. Totally at peace with the meaninglessness of living.“ Elverum vuelve a hacer referencia a ciertos elementos naturales, como ya hizo en Clear Moon. Finalmente, estre grandioso trabajo termina con “Instrumental 2”, post-rock noise puramente instrumental, con su experimentación de por medio y un final apoteósico.

Poco malo se puede decir de este disco. Es un género complicado y no está hecho para oídos poco acostumbrados, que lo más probable es que acaben con dolor de cabeza. Pero es que no todo es ruido en este disco. Dentro de ese ruido a una melodía cargada de sensaciones y en algunos temas, directamente, no hay nada de ruido y la música deriva más hacia el ambient. Sea lo que sea lo que encierra este disco, lo que es cierto es que es una auténtica maravilla capaz de embaucar hasta al más caprichoso de los oyentes.

OCEAN ROAR

– Discográfica: PW. Elverum & Sun, LTD.

– Duración: 38′

– Géneros: Noise, post-rock, ambient, lo-fi

– Temas destacados: Todos

– Nota NR:

88

Una respuesta a “[Reseñas] MOUNT EERIE – OCEAN ROAR

  1. Pingback: [TOP NR] Mejores álbumes internacionales de 2012 | Nuevo Ruido·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s