[Reseñas] BETUNIZER – BOOGALIZER


Segundo LP del trío Betunizer en el que vuelven a desarrollar su sonido frenético y rotundo con ese toque de mordacidad que caracteriza a todos sus temas.

Si bien la banda valenciana nos dejó “betunizados” tras escuchar su debut Quien nace para morir ahorcado nunca morirá ahogado (2010), con este Boogalizer se quedan en medias tintas y no ofrecen un resultado tan contundente, a pesar de tener entre manos un buen puñado de temas rebosantes de carisma y locuacidad. Eso sí, no nos daremos cuenta de ello hasta bien acabado el disco, ya que no deja un segundo de respiro entre riffs y ritmos de batería vertiginosos de corte muy retro-punkero con ligeros toques y rudimentos de jazz y swing muy camuflados, que le dan esa frescura palpable a los temas y les lima de asperezas. Aunque, he de decir sobre este argumento, que la producción juega una baza en su contra, ya que les hace perder el peso y la rotundidad que pueden tener en directo. Pero eso ya es cuestión de gustos.

El álbum arranca muy homogéneo. Da la impresión de que se pueden empalmar unos temas con otros y hacer una mezcolanza entre ellos sin que cante apenas nada. Lo cual es bueno, en cualquier caso, si se trata de temas como “Cedric Ceballos” o “El Rejoneador del Frac” que guardan connotaciones hasta divertidas. Con “Carne y Diablo”, el tono cambian muy levemente hacia parámetros de sonidos más pesados y roncos. Esta dinámica continua en los temas consecutivos; en “El Cocotero” y “Aguilucho es el Hijo del Águila”, la guitarra gana presencia en detrimento del bajo, que había marcado la pauta melódica del primer tramo de Boogalizer. Hasta se añade un componente experimental que aporta otro tipo de ambiente a los temas, aunque igual de festivo (si se le puede atribuir alguna etiqueta), básicamente por el trato vocal que se le da a los temas, que se tambalea entre lo agresivo y lo burlón. La última franja de álbum se caracteriza por las melodías ásperas, puramente punk, y los mensajes (si cabe) más directos. Los ejemplos más claros supongo que serían “Rave en el Château” y, principalmente, “Ill Calceto”. En esta parte, sobre todo, es donde el sonido Betunizer se ha visto mermado por una producción light, dadas las circunstancias. En cualquier, aunque ejerza de un modo subyacente su papel, la contundencia sonora que se le exije al sonido permanece ahí.

Betunizer nos propone una vez más un producto simple y directo, en el que no cabe la ambigüedad. Melodías de las que arañan, ritmos incesantes y letras en un tono desenfadados son los componentes de la fórmula Betunizer que, aunque en este Boogalizer haya pegado con menos fuerza que en su anterior trabajo (las odiosas comparaciones son necesarias), sigue marcando una pauta propia.

BOOGALIZER

– Discográfica: Bcore Disc

– Duración: 36′

– Géneros: punk rock, proto-punk, garage rock

– Temas destacados: “Cedric Ceballos”, “El Rejoneador del Frac”, “Aguilucho es el Hijo del Águila”, “El Cocotero”, “Cani, Armanag y Per Terre”, “Rave en el Château”, “Ill Calceto”

– Nota NR:

74

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s